¿QUE creemos?

LA BIBLIA

La Biblia es la Palabra de Dios para todas las personas. Fue escrita por humanos bajo la guía sobrenatural del Espíritu Santo. Debido a que fue inspirada por Dios, la Biblia es la verdad sin ninguna mezcla de error y es completamente relevante para nuestra vida cotidiana.

 

Deuteronomio 4: 1-2; Salmos 119: 11, 89, 105; Isaías 40: 8; Mateo 22:29; Juan 5:39; 16: 13-15; 17:17; Romanos 15: 4; 2 Timoteo 3: 15-17; Hebreos 1: 1-2; 4:12; 1 Pedro 1:25; 2 Pedro 3:16

Un Solo Dios

Creemos que hay un solo Dios que se ha manifestado al mundo en distintas formas a lo largo de los siglos. Él se ha revelado especialmente como Padre en la creación del universo, como Hijo en la redención de la humanidad , y como el Espíritu Santo derramándose en los corazones de los creyentes . 

 

Este Dios es el Creador de todo lo que existe, sea visible o invisible. Él es eterno , infinito en poder, Santo en su naturaleza , atributos y propósito. Él posee una divinidad absoluta e indivisible . Él es infinito en su inmensidad , inconcebible en su forma de ser, e indescriptible en esencia. Desde una mente infinita sólo puede ser comprendido por sí mismo , nadie puede Él, pero Él sabe por completo. Él tiene cuerpo ni partes ; por lo tanto, Él es libre de cualquier limitación . 

 

El primer mandamiento de todos es: " Oye, Israel : El Señor nuestro Dios , Jehová uno es " (Marcos 12:29 ; Deuteronomio 6 : 4 ) . " Pero para nosotros hay un solo Dios ... " ( 1 Corintios 8 : 6 ) 

Jesucristo

Creemos que Jesucristo nació milagrosamente del vientre de la Virgen María, por obra del Espíritu Santo y que al mismo tiempo es el único y verdadero Dios (Rom. 9:5; 1ra Jn. 5:20). El mismo Dios del Antiguo Testamento tomó forma humana (Is. 60:1-3). "Y aquel verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros..."(Jn. 1:14). "Y sin contradicción, grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne, ha sido justificado con el Espíritu; a sido visto de los ángeles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en gloria"(1ra. de Timoteo 3:16).

 

Creemos que en Jesucristo se mezclaron en una forma perfecta en incomprensible los atributos Divinos y la naturaleza humana. Por parte de María, en cuyo vientre tomó forma de hombre, era humano; por parte del Espíritu Santo, que fué el que lo engendró en María, era Divino; por eso se llama Hijo de Dios he Hijo de hombre. Por tanto creemos que Jesucristo es Dios "Y que en El habita toda la plenitud da la Divinidad (Deidad) corporalmente"(Col. 2:9). Y que la Biblia da ha conocer todos los atributos; Es Padre Eterno, a la vez es un niño que nos es nacido (Is. 9:6). Es creador de todo (Col. 1:16,17; Is. 45:18). Es Omnipresente (Jn. 3:13; Dt. 4:39). Hacía maravillas como Dios Todopoderoso (Lc. 5:24-26; Salmos 86:10). Tiene potestad sobre el mar (Mr. 4:37-39; Salmos 107:29,30). Es el mismo siempre (Hebreos 13:8; Salmos 102:27).

Espíritu Santo

Creemos en el bautismo del Espíritu Santo, prometido por Dios en el Antiguo Testamento y derramado después de la glorificación del Señor Jesucristo, que es quien lo envía (Joel 2:28,29; Juan 7:37-39; 14:16-26; Hechos 2:1-4,16-18). 

 

Creemos además que la confirmación de que una persona ha sido bautizada con el Espíritu Santo, son las nuevas lenguas o idiomas en que el creyente puede hablar y que ésta señal es también para nuestro tiempo.

 

Creemos también que el Espíritu Santo es potencia que permite testificar de Cristo (Hechos 1:8) y que sirve para la formación de un carácter cristiano más agradable a Dios (Gálatas 5:22-25). El mismo Espíritu Santo da dones a los hombres, que sirven para la edificación de la Iglesia (Romanos 12:6-8; 1ra. de Corintios 12:11). "Y a cada uno es dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo"(Efesios 4:7).

Todos lo miembros de la Asamblea Apostólica de la Fe en Cristo Jesús deben buscar el Espíritu Santo y tratar de vivir constantemente en el Espíritu, como lo recomienda Romanos 8:5-16; Efesios 5:18; Colosenses 3:5).

La Eternidad

El hombre fue creado para existir eternamente. Él va a existir ya sea separado eternamente de Dios por el pecado o en unión con Dios a través del perdón y la salvación. La separación eterna de Dios es el infierno. Para vivir en unión eterna con Él es el Cielo. El cielo y el infierno son lugares de existencia eterna.

 

Juan 3:16, 36; Romanos 6:23; 1 Juan 2:25; 5: 11-13; Apocalipsis 20:15

Salvación

La sangre de Jesucristo, derramada en la cruz, ofrece el único camino de salvación mediante el perdón de los pecados. La salvación se produce cuando las personas ponen su fe en la muerte y resurrección de Cristo como pago suficiente por su pecado. La salvación es un don de Dios, y no se puede ganar por nuestras obras.

Isaías 1:18; 53: 5-6; 55: 7; Mateo 1:21; 27: 22-66, 28: 1-6; Lucas 1: 68-69; 2: 28-32; Juan 1:12; 3:16, 36; 5:24; Hechos 2:21; 4:12; 16: 30-31; Romanos 1: 16-18; 3: 23-25; 5: 8-10; 6; 1 Corintios 1:18; 2 Corintios 5: 17-20; Gálatas 2:20; 3:13; Efesios 2: 8-10; Filipenses 2: 12-13; Hebreos 9: 24-28; Apocalipsis 3:20

Iglesia

Creemos que la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo es una, universal e indivisible, formada por todos los hombres, sin distinción de nacionalidad, idioma, color y costumbres, que hayan aceptado a nuestro Señor Jesucristo y hayan sido bautizados en el cuerpo por el Espíritu Santo (1ra. de Corintios 12:13). Los vínculos que unen a los miembros de nuestra Iglesia son el amor y la Fe común y su estandarte o bandera es el Nombre de Jesucristo, ante cuyo emblema marcha gallardamente la Iglesia, imponente como ejércitos en orden (Cantares 6:10) 

 

Mateo 16: 18-19; 18: 15-20; Hechos 2: 41-47; 5: 11-14; 13: 1-3; 14:23; 16: 5; 20:28;        1 Corintios 7:17; 9: 13-14; 12; Efesios 1: 22-23; 2: 19-22; 3: 10-12; 5: 22-32; Colosenses 1:18; 3:15; 1 Timoteo 4:14; 1 Pedro 5: 1-4; Apocalipsis 21: 2-3

Bautismo en Agua

Creemos en el bautismo en agua, por inmersión y en el Nombre de Jesucristo, el cual debe ser por inmersión, por que sólo así representa la muerte del hombre al pecado, que debe ser semejante a la muerte de Cristo (Romanos 6:1-5). Y en el Nombre de Jesucristo, por que ésta es la forma que los apóstoles y ministros bautizaron en la edad primitiva de la iglesia, según lo prueban las Sagradas Escrituras (Hechos 2:38; 8:16; 10:48; 19:6; 22:16)